¿Mi… casa?

¿Mi... casa?

Que cosas, y yo sin saberlo. Ahora mismo voy a pedirles los derechos de explotación de nombre y apellido 😛 Al menos ha proporcionado unos buenos momentos de risas, aunque me queda la intriga de si no habrá por ahí un "Can Ballesta", jeje.